Lourdes la tierra de María, tierra de Amor , Oración y Sanación







Hoy 11 de febrero, celebramos la memoria litúrgica de Nuestra Señora de Lourdes, se celebrará la Jornada mundial del enfermo. Las manifestaciones de amor y veneración  se multiplican por todo el mundo, principales tendrán lugar precisamente en Lourdes, donde María santísima se apareció a Bernardita Soubirous, presentándose como la "Inmaculada Concepción"

( Gruta de la Apariciones en Lourdes-Francia)

Es conocido el estrecho vínculo que existe entre Nuestra Señora de Lourdes y el mundo del sufrimiento y de la enfermedad. En el santuario construido junto a la gruta de Massabielle, los enfermos son desde siempre los protagonistas, y, a lo largo de los años, Lourdes se ha convertido en una auténtica ciudadela de la vida y de la esperanza. ¿Cómo podía ser de otro modo? En efecto, la Inmaculada Concepción de María es la primicia de la redención realizada por Cristo y prenda de su victoria sobre el mal. El manantial que brotaba de la tierra, del que la Virgen invitó a Bernardita a beber, trae a la memoria la fuerza del Espíritu de Cristo, que sana integralmente al hombre y le da la vida eterna.
Deseo recordar e invitarles a conocer una gruta que es muy familiar en lo personal , me refiero a la Gruta de Lourdes del Buen Pastor de San Felipe , restaurada hace poco y deposito de tantas y tantas oraciones de la gente del valle del Aconcagua. Hoy seguramente terminaran la Novena tradicional que desde que tengo memoria se han celebrado, tradición nacida del amor y veneración de las religiosas del Buen Pastor  y un fervoroso y devoto sacerdote. 


( Gruta del Buen Pastor de San Felipe- V Región Chile)


ORACIÓN A NTRA. DE LOURDES
Dóciles a la invitación de tu voz maternal, oh Virgen Inmaculada de Lourdes, acudimos a tus pies en la humilde gruta donde aparecisteis para indicar a los extraviados el camino de la oración y penitencia, dispensando a los que sufren las gracias y prodigios de tu soberana bondad.
Recibid, oh reina compasiva, las alabanzas y súplicas que pueblos y naciones, unidos en la angustia y la amargura, elevan confiados a Ti.
¡Oh blanca visión del paraíso, aparta de los espíritus las tinieblas del error con la luz de la fe! ¡Oh mística rosa, socorre las almas abatidas, con el celeste perfume de la esperanza! ¡Oh fuente inagotable de aguas saludables, reanima los corazones endurecidos, con la ola de la divina caridad!
Haz que nosotros tus hijos, confortados por Ti en las penas, protegidos en los peligros, apoyados en las luchas, amemos y sirvamos a tu dulce Jesús, y merezcamos los goces eternos junto a Ti. Amén.
Oración compuesta por Pío XII


No hay comentarios: