San Juan Eudes: Su Legado
Preparándonos para celebrar su Memoria 1ª Parte

Para Juan Eudes, nuestro principal deber, en cuanto cristianos bautizados, es el de formar a Jesús en nosotros: "la vida cristiana no es otra cosa que la continuación y la actuación de la vida de Jesús...". Dios nos ama profundamente y nos enseña cómo vivir y servir. Ofrece a cada uno de nosotros su Corazón porque también nosotros podemos amar nuestro prójimo, a través de Él y ayudar aquellos que tienen mayor necesidad de su amor misericordioso.

Las siguientes líneas resumen de manera muy sintética nuestra espiritualidad:
Es una espiritualidad cristiana de encarnación: la formación de Jesús en nosotros. Jesús asume todo lo humano (visto desde el Evangelio de Lucas), se encarna totalmente en nuestras vidas, en nuestras miserias y grandezas, y les da nuevo sentido.

Es una espiritualidad totalizante: Jesús penetra y transforma todo lo humano: el día, el año, el mes, la semana, la historia de salvación de cada uno (según la enseñanza de Pablo). Nada escapa a su poder ni a su actitud misericordiosa de transformarlo todo en El.

Es una espiritualidad cristiana integral: el ser (vida) y el actuar (reino) de Jesús es la realidad fundamental en la que tiene que insertarse el cristiano. Por todo esto es una espiritualidad totalmente cristocéntrica: Jesús lo es todo en todas las cosas y en todas las personas.

Es una espiritualidad profundamente mariana : la encarnación se realiza en María y a través de María. Por eso, María es tipo y figura de todo cristiano que quiera hacer vivir y reinar a Jesús
Es una espiritualidad pneumatológica: el Espíritu es el autor de la encarnación del Verbo en la historia pero también es el que forma a Jesús en nosotros.

Es una espiritualidad cristiana de misión: evangelizadora - formadora. No sólo hace vivir y reinar a Jesús en nosotros sino que pretende hacerlo vivir y reinar en los otros y en el corazón del mundo. La evangelización es "transformar desde dentro..." (E.N. 19) con dimensión totalizante y capaz de integrar fe y vida.


No hay comentarios: