“Con qué derecho aplastan a mi pueblo y pisotean a los pobres?'', dice el Señor Yahvé de los Ejércitos”. (Isaías 3,15).

17 de Octubre Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza- Miseria.



Comparto con Uds. un  extracto de la Liturgia de Oración para el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza (Miseria), el 17 de octubre presenta una oportunidad para reconocer el esfuerzo y la lucha de las personas que viven en la pobreza- miseria, una oportunidad para que sus problemas sean escuchados y un momento para reconocer que los pobres son los primeros en luchar contra la pobreza- miseria y que todos somos hijos de un mismo Dios y Padre. Les invito a detenernos, buscar hacer una pausa para que en familia, en el colegio o en el trabajo oremos y reflexionemos en solidaridad con nuestros hermanos que sufren la pobreza económica.
La pobreza cuando tiene el rostro de la marginalidad y la exclusión se transforma en miseria, que no es querida por Dios, es  un escándalo, una vergüenza que nos cubre a todos con su sombra y de la cual todos somos responsables. Jesucristo vivió la pobreza y nos enseña que la pobreza “en cristiano” es una virtud, fruto del desprendimiento de los bienes materiales que nos lleva poner a disposición de los demás, buscar la justicia y la solidaridad cristiana para con todos y todo, no así la miseria.


Algunos textos que nos pueden ayudar para Reflexionar:

Los Evangelios muestran que Jesús comprendía bien las dificultades de los pobres y era muy consciente de sus necesidades, vivió como uno de nosotros y “se hizo pobre por causa de nuestra” (2 Corintios 8:9). Al ver las muchedumbres, “se compadecía de ellas, porque estaban desparramadas como ovejas sin pastor” (Mateo 9:36). El relato sobre la viuda necesitada nos enseña que a Jesús no le impresionaban las cuantiosas dádivas de los ricos, que daban “de lo que les sobra”, sino la modestísima contribución de la viuda pobre. Lo que ella hizo conmovió el corazón de Jesús porque “echó, de su indigencia, todo el medio de vivir que tenía” (Lucas 21:4). No solo se compadeció de los pobres, sino que se interesó personalmente por sus necesidades. Nos llama a todos quienes le reconocemos como Señor y Redentor a reconocer nuestra obligación de socorrer a los pobres materiales. “Vende todas las cosas que tienes y distribuye entre los pobres, y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sé mi seguidor”. (Lucas 18:22, 23).


-        
Sugerencia para la Oración:

Oremos por aquellos que viven en la miseria, están hambrientos y abandonados, que sus gritos pidiendo el pan de cada día puedan inspirar obras de compasión y piedad entre aquellos a quienes mucho se les ha dado. Dios de Amor en tu misericordia,
Escucha nuestra súplica.

Oremos por escuelas y centros de aprendizaje en todo el mundo, por aquellos que no tienen acceso a la educación básica para que la luz del conocimiento florezca y brille en la vida del pueblo de Dios. Dios de Amor en tu misericordia,
Escucha nuestra súplica.

Oremos para poner fin a las divisiones y desigualdades que hiere la creación de Dios, particularmente las barreras a la libertad que enfrentan los/as hijos/as de Dios en todo el mundo debido a cuestiones de género; que todos los que se han formado en la imagen de Dios puedan tener igualdad en la búsqueda de las bendiciones de la creación. Dios de Amor en tu misericordia,
Escucha nuestra súplica.

Oremos por la salud de las mujeres, hombres, niños , jóvenes , ancianos y familias de todo el mundo, especialmente por poner fin a la mortalidad materna e infantil y así tener familias saludables, que todo el pueblo de Dios tenga la facilidad para fortalecer sus comunidades y reparar las brechas que dividen a las Naciones y los pueblos. Dios de Amor en tu misericordia,
Escucha nuestra súplica.

Oremos para poner fin a los residuos y a la profanación de la creación de Dios, por la posibilidad de que los frutos de la creación sean compartidos de manera igualitaria entre todos los pueblos y las comunidades y las Naciones y así encontrar sustento en los frutos de la tierra y el agua que Dios nos ha dado. Dios de Amor en tu misericordia,
Escucha nuestra súplica.

Oremos por todas las Naciones y personas que ya disfrutan de la abundancia de la creación y las bendiciones de prosperidad, que sus corazones puedan ver las necesidades de los pobres y los afligidos, y que pueda prosperar y crecer el partenariado entre ricos y pobres para la reconciliación del mundo. Dios de Amor en tu misericordia,
Escucha nuestra súplica.

(Oficina Episcopal de Relaciones con el Gobierno, Estados Unidos)



Jesús dijo, ‘Bienaventurados los pobres en espíritu’.
Oramos por los niños, mujeres y hombres en todo el mundo que luchan cada día para sobrevivir, enfrentando condiciones económicas más allá de su control. Dales la fuerza para luchar cada día y la esperanza de concebir un futuro digno.

Jesús dijo, ‘Bienaventurados los constructores de paz’.
Oramos por las personas y organizaciones que luchan para cambiar las estructuras siendo parte de la coalición por la ERRADICACIÓN DE LA POBREZA- MISERIA. Pueda la llamada a la justicia en el comercio, a acabar con la deuda ser oída más alta y claramente en todo el mundo.
Jesús dijo, ‘Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia’

Oramos por los líderes y políticos con el poder de cambiar las cosas. Ayúdales a tomar el lado de los pobres, a resistir las voces del egoísmo, la indiferencia , la comodidad y a tomar decisiones justas para el bien de todas las personas.

Oremos, (también puede ser recitada por toda la asamblea)

ORACION CONCLUSIVA

Dios Padre Amoroso y Justo, oramos para que cuando los desafíos por construir una sociedad justa nos parezcan demasiados o que corresponde a otros, recuérdenos el poder de la resurrección y los milagros de amor de Jesús, tu Hijo, Señor y hermano nuestro. Ayúdanos a mantenernos en la esperanza de que lo imposible pueda suceder, a vivir como si pudiera suceder hoy, ayúdanos a ser gestores de justicia, paz y reconciliación, ayúdanos descubriendo tu rostro presente en el hermano que sufre en la miseria.  Amen


No hay comentarios: