Dios los crea y... Él les une
Santa Teresa y Carlos de Foucauld, amigo en el camino, en la búsqueda.

La vida de Carlos de Foucauld es un testimonio de conversión y amistad, de apertura a todos y la presencia de Dios en lo oculto, en aquello que para otros puede ser insignificante. Muy joven abandona la iglesia católica y al mirar la fe de los musulmanes, empieza a sentir un llamado de búsqueda a la verdad teniendo como escenario el desierto, el silencio, la simpleza de lo cotidiano. Después, al redescubrir a Jesús y su Iglesia, encuentra en santa Teresa una amiga que le enseña y con él comparte con el mirar sólo la Humanidad de Cristo; lee y relee sus escritos, acompaña a Jesús en su vida oculta, tal como la santa propone. 

La vida de Teresa ilumina a Carlos, quien emprende, guiado por el amor a la Humanidad de Cristo, el proyecto de fundar una gran familia que sigue el consejo de “enamorarse de su Humanidad", la muerte física llega en forma inesperada y violenta, muere a los pies de Jesús Eucaristía, sin ver la gran familia espiritual que hoy camina en sus huellas en la búsqueda de Jesús, viviendo el Evangelio en las fronteras de la Iglesia y asociando sus vidas a los hombres y mujeres de hoy.



No hay comentarios: