CONTRA LA DISCRIMINACIÓN, EL AMOR


El fin de semana pasado, el joven Daniel Zamudio de 24 años , fue brutalmente agredido al parecer por su condición sexual. Hasta ahora, no se ha dilucidado si quienes dejaron a Zamudio en riesgo vital, además de marcar su cuerpo con svásticas, fueron o no militantes de algún grupo del nacional socialismo / neo nazis, esa febril apología de la violencia, sin ideales positivos y cuyos frutos todos conocemos. Lo cierto es que la depravada acción de estos sujetos, tiene a una persona, hospitalizado y en estado grave.

Nada justifica la violencia y la discriminacion, sea por razones politicas, religiosas, economicas o sexuales. Cada persona está marcada por heridas personales y sociales , por los pecados de su comunidad y los propios. Dios se hace presente, en esta realidad, en  los acontecimientos, en las decisiones, en las opciones fundamentales; en la oportunidad de busqueda de un camino, esta alli , a la espera que abramos el corazon. Por tanto cada persona es un misterio, un sacramento de Dios donde este revela su amor inmenso e incondicional, cada persona es la oportunidad de recrear la humanidad, cada persona es un campo fértil para la Gracia de Dios, estas realidades se hacen vidas en distintos caminos y momentos.  Por tanto nadie tiene el derecho de juzgar , condenar y mucho menos agradir a otro.

Este acto de violencia y todo acto de violencia, debe ser sancionado por nuestra sociedad y por la justicia. La Katisma ora por Daniel, su familia y pide por aquellos que han abandonado sus preciosas vidas a la violencia, a la oscuridad de la muerte del corazon e ignorar la propia dignidad y de quienes no coinciden o de quienes considero adversarios y hasta enemigos. Y les recuerda que Jesus, Buen Pastor ama con locura y hasta dar la vida, a todos y a cada uno en particular.


No hay comentarios: