SER MÁS Y NO TENER MÁS

Los Senadores se aumentan el sueldo en $2 millones, esta es la ultima novedad de nuestros legisladores. Con este aumento en el salario de los senadores, llegarán a obtener 15 millones de pesos mensuales.

Esta nueva ‘AUTO ASIGNACIÓN’ de dineros está” JUSTIFICADA” por los gastos mensuales que cada senador ocupa en sus cuatro distritos.

Según el ex senador DC Sergio Páez ya están aprobados esos dos millones de pesos por senador a contar del 1 de mayo. Guido Girardi consiguió estos recursos.

El trámite se realizó a través de un oficio enviado en marzo pasado, donde la misma cámara decidió aprobar el reajuste salarial, llegando a obtener 15 millones de pesos cada senador.

Páez prosigue añadiendo que “la idea era que se pudiese compensar (las asignaciones) con el tremendo territorio, con complejidad territorial, que tienen los senadores, que estaban realmente colapsados, no tenían cómo pagar todos los secretarios, en fin…”.

Tanto trabajo, pero de los resultados…?  Cuantas leyes duermen en el Senado…?  Cuanta ausencia en las sesiones…??? Ojala y cuando se discuta el salario mínimo y las leyes de bien común sean tan prolijos y responsables.

La política es un arte y tiene un componente determinante en su aplicación que es la ética, el comportamiento moral de los   gobernantes, los líderes políticos, tanto los que están el poder como los opositores. Teniendo esto presente no me parece justificado ni moral que los Senadores de mi país sin más, aumenten sus gastos o dieta, teniendo a tantos de nuestros compatriotas y hermanos viviendo o más bien sobreviviendo con sueldos miserables  y pensiones paupérrimas. Recuerdo las palabras del Beato Juan Pablo II en su visita a Chile: “Los pobres no pueden esperar” y me pregunto ¿Que pueden esperar los pobres y todos los chilenos de estos señores senadores?

El Bien Común obliga a la redistribución de los bienes sociales para el beneficio de las Persona Humanas en su desarrollo integral, estos es, con un fundamento de autoridad y una moralidad intrínseca; no es para el beneficio de un político, o un grupo privilegiado por sus posiciones gubernamentales.
 La vida política debe tener como principio al Bien Común, no como la suma de los bienes individuales, sino para mejorar las condiciones  y las vidas de la mayoría del pueblo, especialmente los más desposeídos. Qué todos podamos vivir como hombres libres, disfrutar de los bienes de la naturaleza, la cultura, la economía y el espíritu.
La política es un estilo de vida, donde debe aplicarse la ética, es a la búsqueda del Bien común, de la Justicia Social que hace que los hombres y mujeres de mi país SEAN MAS.

Oremos para que la Luz del Resucitado ilumine las conciencias de nuestros gobernantes y busquen el bien común  con conciencia social clara, rectitud y austeridad solidaria.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente inmoral ante la realidad que viven los pobres y la clase media que se mata trabajando y estos señores cumplen a medias sus deberes y se atreven a darse recursos sin consultar a nadie.

Es un escándalo que grita al cielo.

Francisco Dicaz - Santiago Chile

Anónimo dijo...

Querido Amigo y Hermano, comparto toda tu opinión, es una vergüenza ante la realidad que se vive en Chile. Recuerdo cuando trabajábamos en los campamentos de Lo Boza y solicitamos apoyo de uno de estos Señores Senadores, limitándose a buenas palabras y sonrisas, mientras la gente estaba hasta el cuello con barro, frio y hambre. Estos políticos son los que hunden a Chile. Limiten sus gastos, sean solidarios.



Caro amico e fratello, condivido tutto il tuo parere, è una vergogna per la realtà che esiste in Cile. Mi ricordo quando abbiamo lavorato nei campi di Lo Boza e di richiesta di supporto da uno di questi signori senatori, le parole semplicemente buoni e sorrisi, come la gente si stufi di fango, freddo e fame. Questi politici sono quelli che affondano in Cile. Limitare le spese, essere di supporto.

Fr. Tomas Sepúlveda Rovigo - Italia

Anónimo dijo...

Realmente una verguenza y burla a los más humildes y a todos los trabajadores de nuestro país. Donde queda la moral de estos señores.

Marìa Teresa Lazo Santiago - Chile