Mes de María, tiempo de la disponibilidad, de la escucha.

Es 8 de Noviembre, día que marca y da comienzo a una de las más hermosas tradiciones, el encuentro anual dedicado especialmente a María, Madre de Cristo y de la Iglesia, Madre nuestra. Su imagen, las oraciones tradicionales que desde niño hemos escuchado y recitado, nos ayuda a sentir su presencia entre nosotros. María siempre nos lleva a Jesús. Es mujer de fe, una verdadera creyente. La mujer del Si, del compromiso, la sierva fiel.



En esa actitud de acogida, de disponibilidad, la historia de la Salvación tiene su punto culminante en la encarnación de Jesús; así,  a María la vemos desde ese rol en el acontecimiento salvador. "Toda la escritura habla de Cristo y toda la escritura se cumple en Cristo”, todo en María nos habla de Jesús.
Vivamos este tiempo abiertos y disponibles al redescubrimiento del valor del silencio, de la Escucha a Dios y a l@s herman@s, del servicio y disponibilidad y especialmente con una actitud de misericordia en medio de lo abrumador y del bullicio que nos presenta el día a día en el trato con mi familia, los vecinos, y con todo aquel con quien nos encontremos o nos encuentren.

En esa actitud la oración se hace vida: “Dígnate a presentarnos a tu Divino Hijo, que en vista de sus méritos y a nombre de su Santa Madre, dirija nuestros pasos por el sendero de la virtud”.

No hay comentarios: