La Comprensión, la Misericordia y el respeto al prójimo que buenas compañeras de camino son 

Hoy cuando tantos nos levantamos como jueces de los otros, es cuestión de mirar a nuestro alrededor como sociedad, como Iglesia, como comunidad y familia , a veces ni siquiera  hay que ir tan lejos o elevar la mirada tan alto. Con esto no quiero decir que hagamos vista ciega ante el mal o el pecado sino que simplemente procuremos caminar en los zapatos del otro y entonces:
“No juzguéis y no seréis juzgados, porque con el juicio que juzguéis seréis juzgados, y con la medida que midiérais se os medirá.
Como ves la paja en el ojo de tu hermano y no ves la viga en el tuyo?
O como osas decir a tu hermano: deja que te quite la paja del ojo, teniendo tu una viga en el tuyo?
Hipócrita, quita primero la viga de tu ojo, y entonces verás de quitar la paja de tu hermano”. (Mt. 7, 1-5)

De la sabiduría oriental les comparto un breve pero maravilloso relato:



Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de un pariente, cuando ve a un chino poniendo un plato de arroz en la tumba vecina El hombre se dirige al chino, y le pregunta:
- 'Disculpe señor, pero ¿cree usted que de verdad el difunto comerá el arroz?
- 'Si', respondió el chino... 'Cuando el suyo venga a oler sus flores.'

Nos queda como moraleja o enseñanza y porque no como desafío, el respetar las opciones del otro, es una de las mayores virtudes que un ser humano puede tener. Las personas son diferentes, actúan diferente y piensan diferente.
No juzguemos............ Solamente COMPRENDAMOS. Amemos y respetemos al otr@. Se lucha contra el pecado, contra la falta, pero no contra el pecador, a este se le debe tender la mano para acompañarle en su camino de reencuentro en el desierto de la penitencia. Menos palabras, menos sentencias y condenas, más ejemplo de vida, de bondad, de MISERICORDIA, eso hace la diferencia. Ha eso se nos llama. Recuerda que mañana te puede tocar a ti o a mí.

No hay comentarios: