SAN JUAN EUDES Y SU EXPERIENCIA DE UNIÓN CON DIOS



Hoy 19 de Agosto celebramos a San Juan Eudes, Padre y Maestro de Misericordia. Tres palabras pueden sintetizar su vida: Contemplación-Adoración-Testimonio. 

Dejándonos como herencia una experiencia viva de unión con Dios que nos encamina hacia una fe dinámica y transformante. Que nos invita a mirar con ojos de misericordia al prójim@, llegando a dejar que por la acción del Espíritu nos molde  para llegar a ser otros Cristos.

-          Experiencia Viva, Dinámica y Transformante: Porque nace de su experiencia personal como misionero, como confesor, fundador y maestro espiritual, vivida en medio de “todos los miserables,  los sin defensa,  los angustiados de corazón” (SJE. Lect.57)  es su respuesta a la invitación a abrirse a la acción del Espíritu Santo que le lleva a descubrir la presencia Divina en cada persona ,es vivir el Evangelio desde la óptica de la misericordia, de la compasión, desde la ternura de Dios que es Padre y Madre.

 “El mayor de los misterios y la más grande de las obras es la formación de Jesús en nosotros como lo señalan estas palabras de san Pablo: “Hijos míos, por quienes sufro de nuevo  dolores de parto, hasta ver a Cristo formado en vosotros (Ga 4, 19).
Es la acción más grande del Padre eterno, cuya ocupación durante toda la eternidad es producir continuamente a su Hijo en Sí mismo.  Y fuera de sí no ha realizado nada más admirable que formarlo en el seno purísimo de la Virgen en el momento de la encarnación.
Es la obra por excelencia del Hijo de Dios sobre la tierra, formarse a Sí mismo en su santa madre y en la divina eucaristía.  Y del Espíritu Santo, que lo formó en las entrañas de la virgen María, la cual no ha hecho ni hará jamás algo más sublime, que colaborar a esta divina y maravillosa formación de Jesús en ella.
Por eso también nuestro principal deseo, empeño y ocupación debe ser formar a Jesús, haciéndolo vivir y reinar en nosotros con su espíritu, su devoción, sus virtudes, sentimientos, inclinaciones y disposiciones. A ello deben tender todos nuestros ejercicios de piedad.  Es ésta la obra que Dios coloca en nuestras manos, para que en ella trabajemos sin descanso”.  Leccionario eudista nº 16, p. 59

Oh Dios, remueve en nosotros todo obstáculo a tu acción;
Por tu poder y tu bondad poséenos completamente para que en nosotros se realice el Reino de tu amor.
Amén.




Si deseas conocer más de la Espiritualidad de San Juan Eudes, te invito a visitar http://cebpastor.blogspot.com








1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias.